El Tribunal Económico-Administrativo Central (“TEAC”) hace escasos meses en su resolución de 31 de mayo de 2021 analiza la posibilidad de deducir en el IRPF del donante las pérdidas que se puedan generar por la diferencia entre el valor de adquisición de lo donado y su valor de mercado en el momento de la donación.

El artículo 33.5 de la Ley del IRPF confirma que “No se computarán como pérdidas patrimoniales […] las debidas a transmisiones lucrativas por actos ínter vivos o a liberalidades”

Tradicionalmente, la Administracion tributaria rechazaba la posibilidad de deducir la perdida puesta en manifiesto tras realizar una donación, no obstante, el Tribunal Económico-Administrativo Regional de la Comunidad Valenciana (“TEARV”) en resolución de 30 de septiembre de 2019, permitió una interpretación mas flexible respecto de la que venía aplicando la Administración Tributaria y admitió la posibilidad de incorporar las pérdidas fiscales derivadas de donaciones en la base imponible del IRPF, es decir, la pérdida resultante de la diferencia entre el valor de mercado de los bienes donados y el coste de adquisición.

Desafortunadamente, el 31 de mayo de 2021, el TEAC volvió a la interpretación tradicional, rechazando la resolución emitida por el TEARV y señalando que dicha deducción no está amparada por la norma y que al ser pérdidas que son derivadas de actuaciones que depende únicamente de su voluntad, podrían tratar de encubrir intenciones de elusión fiscal.

La citada resolución del TEAC no parece que vaya a quedar exenta de debate y no seria extraño ver en el futuro resoluciones que vuelvan a acoger el criterio del TEARV e incluso sería conveniente un cambio normativo.